El Mercurio | Especial Clase Media: El desalentador escenario que enfrenta la clase media chilena

El segmento que alguna vez resumía el “sueño chileno” no está en su mejor momento, Al menos, eso arroja el último estudio realizado por Cadem, donde se muestra que la clase media ha sido fuertemente apaleada por la pandemia y el estallido. |

Menos felices, muy poco satisfechos con su calidad de vida, notoriamente decepcionados del sistema político y atrapados en un constante abandono por parte del Estado. Así se define hoy la clase media chilena según el último estudio de Cadem, realizado el miércoles 21 de abril de este año.

Con el fin de conocer la situación actual dela clase media chilena, la empresa de opinión pública realizó 2.395 entrevistas a través de su panel online, en momentos en que el país atraviesa por una crisis sanitaria y las réplicas del estallido de 2019, Los resultados, explica el cientista político y gerente de asuntos públicos de Cadem, Roberto Izikson, son desalentadores: “El impacto más significativo que ha tenido la pandemia en Chile es el deterioro de la percepción de un porcentaje importante de chilenos que se sentían de clase media en 2019 y que ya no”. En esa misma línea, Izikson agrega que “esas personas sienten que perdieron estatus social, ya sea moviéndose a la clase mi día baja o, incluso, directamente a la clase baja, lo que está asociado a la pérdida del empleo o a una distribución significativa de los ingresos, en un contexto en que la principal razón para ser clase media es el nivel de ingreso que se tiene como familia o bien la capacidad de endeudarse”.

Pablo Ortúzar, antropólogo e investigador del Instituto de Estudios de la Sociedad (IES), refuerza este concepto: “Un dato fundamental respecto a la clase media chilena era su fragilidad. Y esa fragilidad se tradujo, con la pandemia, en daño”. Mientras, el sociólogo Eugenio Tironi advierte que ese cambio ocurrió antes dela crisis sanitaria. “A partir del estallido, el ser de clase media comenzó a ser un poco más cuestionado. Dejó de ser tan glamoroso como lo fue en el pasado y pasó a ser mucho más atractivo el ser “del pueblo”, es decir, de una clase baja vulnerable, desposeída, hulada, segregada”, señala.

Y agrega: “Eso ha provocado un cambio en la autopercepción que se nota en la encuesta (… ) Por tanto, ser de clase media hoy pasó a ser una maldición desde ese punto de vista, porque significa que algunos se quedan sin acceso a los recursos a los que sí tendrían acceso los sectores más vulnerables. Hoy autoclasificarse de clase media es ponerse una ‘soga al cuello”, UN DESCONTENTO SOCIAL EN ALZA Según el análisis, la percepción anímica de la ciudadanía en general, sin considerar siquiera las dificultades asociadas a su condición socioeconómica en el caso delos grupos medios y bajos, se ha visto golpeada por las coyunturas de los últimos años.

Si quieres leer más ingresa a El Mercurio

Descarga el estudio completo aquí