El Mercurio 18/02/18 | Sondeo a empresas familiares: 55% ve la economía chilena “progresando” y 86% declara optimismo sobre el futuro del país

Una visión mucho más optimista sobre la economía del país para este año se advierte a nivel empresarial, a juzgar por los resultados que arrojó la segunda versión del estudio Barómetro de las Empresas Familiares, que elabora la Asociación de Empresas Familiares (AEF) en conjunto con Cadem. El estudio se basa en cuestionarios aplicados sobre la base de datos provista por la AEF, de empresarios, ejecutivos y directivos de empresas familiares.

Esta encuesta -entrevistas autoadministradas, que se aplicaron entre el 9 y el 22 de enero-, consultó sobre tres temas: la situación y contexto económico, los desafíos para las propias empresas, y un tercer capítulo sobre la incorporación de las nuevas generaciones a la gestión de los negocios.

Entre los resultados aparece un notorio aumento entre quienes creen que la economía chilena está progresando, indicador que pasa del 13% de quienes así lo creían en septiembre, a un 55% en esta versión de enero. A la inversa, desciende quienes creen que la economía está estancada (ver infografía). Al consultarles por la situación general en su empresa, un mayoritario 79% la define como buena o muy buena -indicador que sube respecto del 67% que así lo contestó en la versión de septiembre del estudio-, aunque para las PYMES, la situación se percibe de manera mayoritaria solo como “regular”.

En general, el 86% se declara optimista acerca del futuro del país.

¿El alza de estos indicadores lo vinculan con el ciclo político? “Cualquier proceso electoral es motivo de incertidumbre y este no fue la excepción, especialmente por representar dos opciones muy diferentes. Al definirse las nuevas autoridades, se despeja la incertidumbre política y esto trae mejores perspectivas en los indicadores claves de las empresas, sobre todo si la administración entrante está comprometida con generar las condiciones para reactivar la inversión y la generación de nuevos empleos. Además, las mejores perspectivas sobre la economía internacional y la recuperación local de la actividad generan un círculo virtuoso de mayor confianza que puede materializarse en mejores indicadores”, estima Fernanda Hurtado, gerente general de la AEF.

Del estudio, llama la atención que se percibe un cambio respecto de cuáles debieran ser los desafíos para el país para este 2018. Si bien el crecimiento económico y la inversión siguen siendo la respuesta más masiva, anota una caída desde la anterior medición de septiembre, pasando del 85% como primera mención, al 65% que ahora lo contesta así. Y, en contraste, suben otros indicadores como desafíos principales, como la delincuencia y la modernización del Estado. Además llama la atención la poca puntuación que obtiene, por ejemplo, la reforma previsional, solo con el 5% de las menciones.

Para Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos Cadem, hay una explicación: “La llegada del nuevo gobierno, con un énfasis más promercado, garantiza que el crecimiento será una de las preocupaciones de la administración entrante. Una vez que se comienza a materializar el ciclo expansivo, como de hecho está ocurriendo, afloran otras preocupaciones de fondo como la delincuencia o la necesaria y postergada Modernización del Estado”, estima.

En cuanto a las expectativas sobre su empresa, el 70% de los consultados estimó que las ventas aumentarán en los próximos seis meses -el ítem con mejor respuesta de mejoría-, seguido de una mejora de las inversiones. Otros aspectos, en cambio, como la remuneración de los trabajadores, de manera mayoritariamente (55%) cree que se mantendrán igual y solo el 44% que mejorarán, aunque esta última cifra refleja un alza de 25 puntos respecto de quienes así lo creían en septiembre (solo el 19%).

Al consultarles por el plan de inversiones de su empresa en los próximos tres años, la inmensa mayoría -69%- contesta que estará enfocado en Chile y solo el 22% en Latinoamérica. Y aún más atrás aparecen otros destinos como Estados Unidos (4%) y Asia (4%).

En relación con la incorporación de las nuevas generaciones, la mayoría (63%) cree que el principal aporte de esta debe ser modernizar la gestión de la empresa, seguido de la adopción de nuevas tecnologías (54%).


Fuente: El Mercurio